Fortaleza para afrontar dificultades

LAS DIFICULTADES NOS PERMITEN EVOLUCIONAR

En nuestro diario vivir, hemos atravesado dificultades de distintos niveles. No podemos llegar demasiado lejos sin encontrarnos con problemas por resolver o pruebas que superar. El humanismo moderno ha creado una término que muy particular llamado: "resiliencia" que se define como: "la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal". -fuente: Wikipedia-. Sin embargo, el humanismo tiene muchos reparos para explicar o brindar la fórmula de cómo superar las dificultades generando "resiliencia".

Por otro lado, con la plena confianza en Dios, te puedo asegurar categóricamente que las dificultades nos fortalecen y generan crecimiento en nuestro interior para nuestro bien.

 

Debemos alcanzar la capacidad para afrontar nuestras dificultades con fortaleza para evitar que los problemas nos debiliten y nos lleven hacia un rumbo decadente. Las dificultades deben simplemente: perfeccionarnos. Así está escrito: "Hermanos, alégrense profundamente cuando se vean sometidos a cualquier clase de pruebas, sabiendo que la fe, al ser probada, produce la paciencia. Y la paciencia debe ir acompañada de obras perfectas, a fin de que ustedes lleguen a la perfección y a la madurez, sin que les falte nada. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que la pida a Dios, y la recibirá, porque él la da a todos generosamente, sin exigir nada en cambio". Santiago 1, 2-5. En efecto, la superación de dificultades no es fácil, pero contamos con nuestro Padre Celestial que es nuestro aliado incondicional en todo momento. Este pasaje bíblico nos brinda la base para superar las dificultades:

  1. Fe: Confianza plena en Dios, sentir que Él está junto a nosotros.
  2. Paciencia: Importante no desesperarnos a fin de asimilar la realidad del problema en su contexto.
  3. Obras perfectas: Ante una dificultad, debemos actuar con madurez y asumir con responsabilidad las acciones a tomar. Evitar que la depresión nos lleve a cometer imperfecciones.
  4. Sabiduría: Debemos actuar con inteligencia, carácter firme, y reacciones mesuradas. Respiremos hondo, meditemos y luego actuemos correctamente para dar el primer paso y los siguientes.

Agreguemos un quinto punto: la oración. "No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. Filipenses 4, 6-7.

 

El hecho de caminar junto a Dios, no nos hace inmunes de ninguna manera a los problemas, pero sin duda junto a Dios, los problemas son más llevaderos, incluso desde la perspectiva adecuada, las dificultades se convierten en oportunidades dignas de alabanza:  "Porque gracias a la fe, el poder de Dios los conserva para la salvación dispuesta a ser revelada en el momento final. Por eso, ustedes se regocijan a pesar de las diversas pruebas que deben sufrir momentáneamente: así, la fe de ustedes, una vez puesta a prueba, será mucho más valiosa que el oro perecedero purificado por el fuego, y se convertirá en motivo de alabanza, de gloria y de honor el día de la Revelación de Jesucristo". 1 Pedro 1, 5-7.  Jesús no nos deja solos para cargar nuestra cruz, a su lado la carga es liviana: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana". Mateo 11, 28-30.

 

Aprendamos a caminar de la mano  de Dios, tanto en la dicha como en la adversidad. No estamos solos, estamos junto a Dios, nuestra mejor y más potente compañía. "Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús". 1 Tesalonicenses 5, 18. Dios tiene un propósito para cada circunstancia que nos suceda, Él sabrá guiarnos. ¡Ánimo!

 

Con afecto,

Javier

Escribir comentario

Comentarios: 0