Vivamos con propósitos

LOS PROPÓSITOS DAN SENTIDO A NUESTRA VIDA

Denominamos "propósito" a la determinación firme para alcanzar nuestras metas y logros objetivos. Los resultados que obtenemos dependerán de las decisiones y acciones que tomemos a lo largo de nuestra vida. Por tanto, lo que prima en nuestro camino es la causalidad, no la casualidad.

 

Teniendo claro esto, el propósito se convierte en la razón de nuestra existencia. Por ello, es primordial que comprendamos cuáles son nuestros propósitos en la vida, cuál es nuestra misión, hacia dónde vamos con nuestras decisiones. El propósito de nuestra vida implica conocer plenamente el rumbo hacia nuestro futuro.

 

Determinar en firme nuestros propósitos requiere de mucha predisposición interior, pero sobretodo de la confianza en Dios para que Él establezca discernimiento en nuestra mente y nos muestre el camino que tengamos que escoger. Debemos proyectarnos con firmeza hacia un futuro a largo plazo con metas a corto plazo, llenarnos de confianza, enfocarnos en nuestras prioridades, dejar a un lado situaciones de poca relevancia, establezcamos tiempos.

Algo muy valioso es imaginándonos con nuestros logros realizados. Reconozcamos también aquellos propósitos que Dios tiene para nosotros, sintamos con alegría a nuestro Padre Bueno que cobija nuestro camino: "Porque yo sé muy bien lo que haré por ustedes; les quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza, palabra de Yavé. Cuando me invoquen y vengan a suplicarme, yo los escucharé; y cuando me busquen me encontrarán, siempre que me imploren con todo su corazón.," Jeremías 29, 11-13.

 

El principal propósito de Dios en nuestras vidas es que seamos salvos en Cristo: "Así, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en Él no muera, sino que tenga Vida eterna". Juan 3, 16. Dios tiene ciertos propósitos para nuestra vida, pues Él conoce cada detalle nuestro, desde antes que naciéramos:  "Tus ojos veían todos mis días, todos ya estaban escritos en tu libro y contados antes que existiera uno de ellos". Salmos 139, 16. Solo es cuestión de tiempo y acercarse a Dios para descubrir que es lo que Él quiere para nosotros, quizá no entendamos ciertas cosas que ocurren en nuestra vida. Entreguemos nuestro corazón al Señor para que Él revele sus planes,  pues quiere lo mejor para nosotros.

 

Tenemos propósitos personales que buscan alcanzar bendiciones materiales, pero no olvidemos que también tenemos propósitos espirituales que Dios quiere en nosotros. Es vital escuchar y practicar las enseñanzas de Jesús, Él también tuvo un propósito en la tierra, lo podemos encontrar aquí: Juan 18, 37.

 

Que todo lo que hagamos sea bueno, que tengamos un toque de humildad para actuar y fortaleza para avanzar. Si quizá no encuentras un real propósito en tu vida es porque solamente te has enfocado en tus expectativas personales sin tomar en cuenta a Dios para que contribuya a dar luz en tu camino. Recuerda esto: "el propósito de Dios para con nosotros es mayor que nuestras dificultades".

 

Me despido con unas cuantas citas que te invito a leerlas, son realmente valiosas:

  • Jeremías 1, 5
  • Gálatas 1, 15-16
  • 1 Timoteo 2, 3-4
  • Romanos 12, 2
  • Salmos 119, 105

 

Con afecto,

Javier

Escribir comentario

Comentarios: 0