Estás vivo. ¡No te detengas!

SIGAMOS ADELANTE POR LO QUE REALMENTE IMPORTA

Si observamos detenidamente a la naturaleza, podremos darnos cuenta de su belleza única, asimismo podremos apreciar cómo fluye de manera libre, espontánea, "natural". Los seres humanos somos parte de la Creación, pero en ocasiones nos olvidamos de ello y actuamos en forma anti-natural. ¿A qué me refiero con ello?, por ejemplo, cuando una planta crece hasta rendir hojas, flores, frutos, ha recorrido una trayectoria en el tiempo, y ha logrado rendimiento sin que se haya impuesto en ella estrictos estándares de "perfección", la planta crece naturalmente, con sus ramas asimétricas, con sus hojas con manchas. Las arañas tejen sus redes de forma natural, desde un cierto punto de vista humano se podría decir que no son "perfectas", mas así deben ser: únicas, naturales, diferentes. Los animales emiten sus sonidos de forma libre, sin importarles sin son sonidos graves o agudos, perfectos o imperfectos. Así es el comportamiento natural, simplemente fluye, no tiene ataduras ni prototipos rígidos.

 

En ocasiones, los seres humanos nos alejamos de un natural comportamiento cuando reducimos nuestro crecimiento a aspectos tan irrelevantes como el peso, la estatura, la belleza, los bienes que poseemos y demás estándares superficiales. También cuando buscamos ser "infalibles" o "tener la razón en todo". No dejemos que cosas pequeñas arruinen nuestro día. Evitemos perder el tiempo en discusiones pasionales, mejor busquemos sonreír con quienes nos rodean. Apartemos este tipo aspectos anti-naturales que perjudican nuestra felicidad.

Seamos naturales, seamos auténticos, si tenemos ganas de cantar, pintar, bailar, reír, llorar, jugar, viajar, ¡hagámoslo ya!, pues la idea es poder disfrutar de lo que nos gusta sin centrarnos en disyuntivas.

 

Comportamientos anti-naturales también hacen que aspectos mínimos arruinen nuestro camino a logros planteados, si un animal está cazando a su presa y ésta se le escapa, no se sienta a lamentar su derrota, al contrario, vuelve a la cacería en busca de otra presa y perfecciona su técnica en base a la experiencia. Así debemos ser, naturales, levantarnos y seguir adelante porque estamos vivos.

 

Si alguna vez cosas como manchar la ropa que ibas a vestir en la mañana, han amargado tu día, es momento de darle un giro a tu vida. Hay personas que dedican más tiempo a discutir sobre política, negocios, trabajo o estudios que en compartir momentos felices con sus seres queridos. Disfrutemos de lo que realmente importa en nuestras vidas, seamos naturales, vivamos con fluidez. Llevemos a Dios en nuestra vida como timón de ella, que Dios sí es realmente importante en nuestras vidas.

 

Amemos, sonriamos, llevemos una buena calidad de vida, dejemos buenas huellas, actuemos con el bien, estemos alegres. La mejor carta de presentación de un cristiano es la alegría: "Un corazón alegre es el mejor remedio, pero el espíritu abatido reseca los huesos". Proverbios 17, 22.

 

Finalmente, los seres humanos al ser creados a imagen y semejanza de Dios, somos seres que trascienden más allá de otros seres de la naturaleza. Los seres humanos tenemos capacidad de entender entre lo que es bueno o no, inteligencia, dones; es decir, tenemos un valor agregado al hecho de ser naturales:  "El hombre puramente natural no valora lo que viene del Espíritu de Dios: es una locura para él y no lo puede entender, porque para juzgarlo necesita del Espíritu". 1 Corintios, 14-15.

 

En consecuencia, nuestra felicidad debe llevarnos a vivir con naturalidad, pero teniendo a Dios presente, llenándonos de su Santo Espíritu. Ahí estamos completos y listos para conquistar nuestras alegrías, para "cazar" nuestra felicidad.

 

Con afecto,

Javier.

  

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Móni (lunes, 10 octubre 2016 10:46)

    A vivir con naturalidad, gracias amigo por esas palabras Dios te Bendiga