Apaga la ira, encienda la calma

UN CORAZÓN FELIZ alimenta la SERENIDAD

En una sociedad atribulada es muy probable para un ser humano caer en la oscuridad de la ira, el enojo y el rencor. Estas negativas emociones generan irritabilidad, violencia y daño a la salud, entre otros efectos nocivos. Una persona se consume de ira cuando siente que han atacado su espacio. Las causas que generan estos sentimientos negativos van desde las frustraciones hasta el egocentrismo. 

 

Un ser iracundo también provoca daños a quienes lo rodean, pues genera ambientes de temor, inseguridad y odio.

 

Ahora bien, cuando se experimenta momentos de ira, es seguro que al final quedamos vacíos o con una falsa sensación de victoria y hasta con un bajón de nuestro estado anímico. Pues entonces la lucha radicará en lograr autocontrol y serenidad ante eventos que pretendan arrebatarnos nuestra paz interior. Lo importante es lograr canalizar nuestra inconformidad con altura y dejar atrás la violencia. Aquí algunos tips que podrán ayudar a controlar la ira ante imprevistos:

 

  • Respira y tómate un tiempo contando despacio hasta 10.
  • Piensa en las consecuencias de tus actos, luego actúa con calma.
  • Haz ejercicios de relajación e imagínate siendo una persona de paz.
  • Cuando caigas en la ira, visualiza cómo te ven los demás y cómo les afecta tu comportamiento.
  • Aprende a expresar tu inconformidad con tranquilidad y firmeza, pero sin confrontar con violencia.
  • Cuando encuentres personas que te detonan, cambia inmediatamente sus argumentos de forma pacífica. Asimismo, ponte en su lugar, quizá la responsabilidad también sea tuya.
  • Haz ejercicio, es la mejor forma de gastar tus energías sanamente.
  • Evita palabras o frases hirientes que puedan causar daños más graves incluso que los golpes.
  • Céntrate en buscar soluciones en vez de en la causa que te hizo enfurecer
  • No guardes rencor hacia las personas, intenta perdonar y olvidar. El rencor únicamente consume el alma.
  • Si necesitas apoyo, búscalo con alguien que te brinde un consejo o asesoría
  • Cuando converses sobre un problema usa el "yo" en vez de el "tú" a fin de no pretender culpar por todo a los demás.
  • Busca ser una persona alegre, de buen humor, que en tus metas no falte ser una persona con una sonrisa brillante.

Nuestra enciclopedia por excelencia nos brinda una variedad de reflexiones:

 

"La habilidad de un hombre lo hace lento para enojarse; su gloria es perdonar las ofensas." (Proverbios 19, 11).

 

"Ustedes mismos se comportaban así en otro tiempo, viviendo desordenadamente. Pero ahora es necesario que acaben con la ira, el rencor, la maldad, las injurias y las conversaciones groseras." (Colosenses 3, 7-8).

 

"La violencia hace del sabio un loco.." (Eclesiastés 7, 7a).

 

Lograr evitar la ira y serenarse es un verdadero reto, pero como todo reto nadie dice que es fácil, pero hay que trabajar en ello: "Domina tu enojo, reprime tu ira; no te exasperes, no sea que obres mal" (Salmos 37, 8).

 

Encontremos la paz interior en Dios, abracemos a Jesús que nos brinda su paz, siempre, en cada momento: "Jesús les respondió: «¿Ahora creen?. Se acerca la hora, y ya ha llegado, en que ustedes se dispersarán cada uno por su lado, y me dejarán solo. Pero no, no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Les digo esto para que encuentren la paz en mí. En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo» (Juan 16, 31-33)

 

Lo mejor que podemos llevar dentro de nosotros es una paz interior, una verdadera paz que solo Dios nos brinda, no dejemos que el mundo nos turbe. Busquemos enfocar nuestras discrepancias sabiamente con amor en el corazón.

 

Con afecto,

Javier.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Moni (lunes, 07 noviembre 2016 14:31)

    bien gracias amigo