La satisfacción de dar un paso más allá

TOMEMOS LA INICIATIVA DEL PASO EXTRA

En la vida, podemos encontrar casos de cómo dentro de un grupo universal, hay un elemento en particular que nos llama la atención porque tiene una característica adicional.

 

Por ejemplo, cuando observamos un jardín, usualmente nos llama la atención una flor específica, por alguna razón esta flor tiene algo más que el resto de flores, puede ser: una forma diferente, o una textura colorida adicional. 

 

Esto aplica, incluso con los objetos inanimados cuando vamos de compras. Y desde luego, en las relaciones humanas.

 

Notable virtud para una persona, es darse tiempo para incrementar valor agregado a su esencia. Es valioso cuando una persona se esfuerza para dar un paso extra más que el resto de personas, o como dice el estándar académico: adopta el hábito de la "milla extra". La iniciativa surge para dar comienzo a una apertura de nuevos horizontes y el descubrimiento de nuevas habilidades que conducen a sobresalir en un campo de acción determinado. De aquí surge un concepto puntual: la proactividad.

 

La proactividad es un modo de conducta humana por el cual, una persona toma la iniciativa para actuar con creatividad, inteligencia y audacia a fin de generar mejoras en su personalidad y en sus actividades.

 

Por su parte, el concepto de la "milla extra" está ligado a entregar o hacer más de lo que en un contexto estándar se debería entregar o hacer. Por ejemplo, cuando hay un trabajo para realizar, una persona de valor agregado no se conformará únicamente con seguir un libreto de sus funciones, sino que aportará con acciones que contribuyan a mejorar sus procesos, y si es necesario entregar algo más de tiempo que el asignado, lo hará.

 

No hay que confundir este concepto con sobre-esforzarse hasta el agotamiento, ni tampoco con vivir en una carrera agresiva y extrema frente a las otras personas. Tampoco tiene que ver con convertirse en una persona egocéntrica. Simplemente la milla extra es cuestión de incrementar nuestra iniciativa y buena actitud para hacer algo más que lo estrictamente necesario.

 

El hábito de hacer algo más de lo que deberíamos hacer, es esencial para crecer, pues las retribuciones son notables: físicas, materiales, económicas, cognoscitivas, emocionales y espirituales. Por esta razón, una persona proactiva no deja escapar la oportunidad para dar el paso extra.

 

 

El mundo crea un círculo vicioso dentro del cual, las personas se acostumbran a hacer estrictamente lo que se les pide y nada más; por ello, es necesario mejorar nuestra actitud para dar el paso adicional, de esta manera los beneficios llegarán por añadidura.

 

Si cada persona lograra anidar en sí este buen hábito, sin duda habrían parejas más felices, empresas más prósperas, clientes más satisfechos, familias más amorosas,  en general habría un mundo más próspero para la humanidad.

 

Incluso una sonrisa puede marcar la diferencia. No es lo mismo que alguien te diga algo con una sonrisa que cuando te lo dice con una cara enojada. De modo que dar el paso extra no significa hacer grandes sacrificios, basta con buscar pequeñas acciones que nos harán mejores personas. La diferenciación sobresaliente marca un hito en nuestro crecimiento humano.

 

"Si alguien te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él." Mateo 5, 41.

 

Recuerda esto: grandes sueños no se han podido convertir en realidad porque algunas personas no han dado ése paso extra que hacía falta. Cultivemos el hábito de dar el paso extra, pues es posible que sólo falte un pequeño paso para ver realizadas nuestras más grandes metas.

 

Con afecto,

Javier.