Los enfoques del pensamiento

PENSAMIENTOS ADECUADOS PARA CADA SITUACIÓN

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a distintas situaciones, cada una de ellas con sus matices diferentes, según las personas, momentos, circunstancias, o eventos presentados.

 

El problema es que con frecuencia no sabemos controlar nuestras emociones al enfrentar una determinada circunstancia, y actuamos de manera desmedida, sin adecuar nuestros pensamientos correctamente al evento presentado en una situación puntual.

 

Por ejemplo: en situaciones donde se requiere mucha sensatez y calma, actuamos agresivos; en situaciones románticas, actuamos insensibles, y así podemos plantear varios ejemplos. La cuestión es que cuando una persona se deja llevar de las emociones y deja atrás la sensatez, toda lógica pierde sentido al momento de tomar decisiones. La razón parte del sentido común, de ver cada momento de manera integral pero a la vez, de diferentes perspectivas según sea el caso.

 

Las circunstancias no deben predominar en nuestras reacciones, sino que nosotros debemos tomar el liderazgo de nuestros pensamientos según sea cada circunstancia presentada. De esta forma, debemos separar cada situación según sus particularidades, y de ello tomaremos las riendas de nuestros criterios mentales, para concretar en acciones adecuadas y que las cosas no se nos salgan de control:

 

CRITERIO NEUTRO: Cuando nos enfrentamos a situaciones que requieren entablar diálogos o debates netamente basados en hechos comprobados, estudios válidos, informaciones concretas, hay que ser neutros. Es importante no dejarse llevar de suposiciones, noticias sensacionalistas o mentiras disfrazadas de verdad. Pensar con criterio neutro aplica cuando caminamos en situaciones de tipo académico, político, analítico, que demandan actuar objetivamente, sin sesgos pasionales.

 

 

  

CRITERIO EMOCIONAL: Nuestros pensamientos deben enfocarse a vivir el momento con cada uno de los nuestros sentidos, expresar lo que sentimos sin restricciones, sin guardar nada a cambio, vivir a plenitud. El criterio emocional se aplica cuando damos afecto a nuestros seres queridos y a nosotros mismos. No está por demás decir que las emociones dentro de este campo, deben ser de amor, respeto, valores, entre otras positivas.

 

CRITERIO PREVENTIVO: Cuando el momento se vincule a situaciones que representen peligro o prevención, debemos actuar con un criterio mesurado a fin de estar alertas a lo que pueda representar una amenaza para nuestra integridad, detenernos. El criterio preventivo, nace para pensar y actuar rápidamente con el objetivo de cambiar el rumbo de nuestros pasos, teniendo sin duda: argumentos válidos para hacerlo.

 

CRITERIO OPTIMISTA: Este criterio nos conduce a actuar con un enfoque que visualiza nuevas oportunidades, beneficios para nuestro aprovechamiento. De esta manera, nuestros pensamientos y acciones están prestos a entregarlo todo para cumplir nuestro anhelo. El criterio optimista se enfoca cuando hay oportunidades reales, tangibles, no en fantasías, la idea es soñar por todo lo alto, pero en cosas que realmente sean posibles de lograr, y con ello tomar todo lo que tenemos para lanzarnos a la victoria.

 

CRITERIO CREATIVO:  El criterio creativo es la base para que los planes del criterio optimista se vuelvan realidad, aquí enfocamos toda nuestra energía para crear, diseñar, generar ideas, innovar. El criterio creativo, implica un pensamiento enfocado al mejoramiento continuo para generar una lluvia de ideas y abrir nuestras acciones a muchas posibilidades.

 

CRITERIO DE CONTROL:  Hay situaciones que se presentan, en las cuales es necesario actuar con enfoques de supervisor, liderazgo y control. El enfoque de control debe utilizarse en momentos en que se requiera administrar o tomar modelos de mando en un grupo de personas y procesos, no se puede controlar lo que no se pueda medir, así que si se requiere controlar hay que adoptar aspectos de medición cuantitativa y cualitativa, índices de gestión, modelos administrativos. El criterio de control, permite enlazar de forma sistemática los objetivos del criterio creativo.

 

 

CRITERIO ENÉRGICO: El criterio enérgico es el recurso que impulsa a una fuerte reacción acción verbal y física para expresar situaciones que demanden un argumento lógico, como una mal accionar externo, la defensa a la integridad propia, la violación a los derechos humanos, situaciones que vayan en contra de la moral. El criterio enérgico debe ser usado en situaciones extremas, y desde luego no caer en el juego pasional de querer resolverlo todo con agresividad, el criterio enérgico es puntual y detonante.

 

Actuar con el criterio correcto frente a la situación puntual, es cosa de sabios: "Hay caminos que parecen rectos, pero al final son caminos de muerte. También entre risas, sufre el corazón, y al fin la alegría termina en pesar. El descarriado se sacia con los frutos de su conducta, y el hombre de bien con sus acciones. El incauto cree todo lo que le dicen, pero el prudente vigila sus pasos. El sabio teme el mal y se aparta de él, el necio es temerario y se siente seguro. El iracundo comete locuras, el hombre reflexivo sabe aguantar. La herencia de los incautos es la necedad, la corona de los prudentes es la ciencia. Los malos se doblegarán ante los buenos, y los malvados, a las puertas del justo." Proverbios 14, 12-19.

 

 

Recuerda esto: El dominio de cada criterio frente a distintas circunstancias es cosa de sabios, por ello si aprendemos a dominar nuestros pensamientos para cada situación, tendremos mucha capacidad para triunfar y no perdernos en vagas reacciones.

 

Con afecto,

Javier.

Escribir comentario

Comentarios: 0